La boda de Paloma y Ángel, un amor desde la adolescencia

Hoy conoceréis a Paloma, otra preciosa “novia Impúribus”. Ángel, el novio, y ella se conocieron cuando aún eran muy jóvenes, tenían 16 y 15 años respectivamente, y desde ese momento sintieron una conexión muy especial.

Los presentó Sara, una amiga que tenían en común. Más o menos un año después de conocerse empezaron a salir. Aunque aún eran unos adolescentes, tenían las cosas muy claras y ambos sabían lo que querían. La relación fue madurando a la vez que ellos hasta que finalmente decidieron dar un paso más.

Se casaron en su pueblo natal El Tiemblo (Ávila), donde se conocieron y vivieron los momentos más importantes de sus vidas.  

En septiembre de 2018 durante un viaje a Praga, Viena y Budapest, Ángel se declaró. Precisamente fue la última noche en Budapest paseando por el puente de las cadenas, cuando le sorprendió allí mismo con el anillo. Ya sonaban campanas de boda y había que pensar en todos los preparativos.  

Era el momento de buscar el traje de novia. Paloma no encontraba ninguno que encajara con su estilo y personalidad. Además, quería uno único que no llevara ninguna novia más, por lo que un vestido a medida era la opción ideal.

Buscando en Instagram encontré Impúribus, justo era lo que estaba buscando. Después de la primera visita ya estaba decidida. Fui a otras diseñadoras a medida, pero Sara me encantó. El trato, prudente, discreta sin entrometerse demasiado, pero dando su opinión sincera y aconsejando lo que resaltar de tu figura. Además, me gustaron todos los bocetos, supo ver lo que quería desde el minuto uno.”- Paloma.

Después de algunas visitas en nuestro Atelier, dimos con el vestido perfecto para Paloma. Elaboramos un precioso vestido a medida de crepe de cuerpo entallado con un favorecedor escote corazón.

En la espalda optamos por uno muy original en forma de “U” para tener doble fila de botones forrados y lo rematamos con la preciosa puntilla de hilo bordado en color crema que tanto le gustó a nuestra novia.

Esa misma puntilla la utilizamos también para crear unas coquetas mangas capota, en la cintura y en la cola y el bajo de toda la falda, consiguiendo un resultado espectacular que hizo de este vestido algo único y muy especial.  

Para los zapatos, eligió unas sandalias en azul nórdico de ante (azul grisáceo), con una tira de piel atada al tobillo en tono plateado y tacón azul con glitter de Uniqshoes.  

Como complementos, a juego con los zapatos, una corona de porcelana, compuesta por hojas de plata envejecida y flores en tonos nude, azul y rosa, hecha por Carmen María Mayz.

En cuanto a las joyas, quiso algo más personal y sentimental, así que lució unos delicados pendientes de oro blanco y diamantes de su prima, junto con una pulsera muy finita que le regaló su tía.  

El ramo, en tonos nude y azules, fue uno de los detalles más especiales del look y también de la boda. Su padre falleció hace 6 años a causa de una enfermedad y quería que fuera un homenaje para él.

Como nos cuenta la novia, “Otro de los momentos más emotivos para mí fue cuando entregué mi ramo de novia a mi madre para que lo tenga en casa junto a las cenizas de mi padre (…), por este motivo elegí un ramo de flores preservadas.”

También dió otro ramo igual pero un poco más pequeño a su amiga Sara, ¡Gracias a ella Ángel y Paloma se conocieron!  

En este día tan especial, cada momento queda marcado para siempre. Nuestra novia nos cuenta con mucho cariño cada pequeño detalle de la boda. 

Y por fin llegó el día, el 29 de junio de 2019 se casaron en el Hotel Toros de Guisando, en Ávila. Allí celebraron una íntima boda civil al aire libre. La ceremonia fue totalmente personal, ya que contaron con familiares y amigos que dedicaron emotivas palabras a la pareja.

“Fue un día muy especial por lo que significa como pareja, pero también porque se concentraron todas las personas que son importantes para nosotros de diferentes ámbitos de nuestra vida (familia, amigos de la infancia, compañeros de trabajo) en un mismo lugar celebrando nuestra felicidad.” Recuerda Paloma.  

El baile lo abrieron con la canción La suerte de mi vida, de El Canto del Loco. Los invitados se unieron al baile y fue muy divertido.  

Todo lo vivido este día fue capturado por dos fotógrafos de Ávila, Chus y Elena, de La Naranja Enana. El vídeo lo realizó Tony Vida, un videógrafo de Levante.

Y hasta aquí el “sí, quiero” de Paloma y Ángel.

Por Elena García

Hacemos todas nuestras prendas a tu medida en nuestro

Atelier de Madrid,

pudiendo elegir detalles personalizados y una amplia variedad de tejidos y colores.

CITA PREVIA

impuribus@impuribus.com

para conocer nuestro Atelier en

Calle Fernando VI, 2 Madrid

¡Síguenos!

Facebook · Twitter · Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *